domingo, marzo 13, 2011

Villarreal 1 - Sporting 1. Cuellar canta en un partido fenomenal de los nuestros

El partido de hoy ha dejado una imagen inmejorable del Sporting como equipo. Lejos de arrugarse ante un equipo superior y en forma, o de limitar su juego a una defensa total, el Sporting se planteó quitarle la pelota al submarino amarillo, tocar con criterio y buscar siempre la mejor manera de crear peligro y, de no ser por el terrible fallo de Cuellar, nada hacía indicar que el equipo rival fuera a hacer los suficientes méritos para ganarnos. Al final, el equipo arbitral que nos pitó varios fuera de juego que no eran eliminando ocasiones clarísimas de gol, nos regala un penalty que no es que puso un empate más que justo (sino incluso escaso) en el marcador-

Por el Sporting jugaron Cuellar en portería, con defensa para José Ángel, Botía, Iván Hernández y Sastre, centro del campo para Diego Castro, Rivera, Nacho Cases y De las Cuevas, con André Castro de media punta y Barral de delantero centro. También jugaron Juan Pablo, Canella y Nacho Novo.

Primer Tiempo
El partido comenzó un poco loco, con una cabalgada de De las Cuevas que no pudo pasar a Barral y acabó perdiendo la pelota, para que acto seguido Rossi recibiera un buen balón en el área que no logra marcar por que Botía taponó muy bien su tiro. Hay que decir que Barral es un jugador que se desmarca bien al espacio, para que un compañero le meta un balón al hueco, pero que en contrataca se desmarca fatal, llevando siempre los rivales hacia los compañeros o poniéndose en posiciones donde nunca puede recibir el balón... uno de los aspectos que sin duda debería mejorar.

El Sporting poco a poco iba teniendo el control del balón, con más toque de pelota y posesiones más largas que en toda la liga, y obligando al Villarreal a dar pelotazos desde los centrales que caían fácilmente de nuevo en nuestros pies. Además buscábamos finalizar las jugadas, como hizo André Castro tras pase atrás de Diego Castro, o como cuando el propio Diego tiró viendo como su balón daba en un defensa y salía mordido. En ambos casos Diego López atrapó el balón fácilmente.

Poco después, en el minuto 16, el Villarreal creó la única ocasión de peligro a través de una buena jugada de Cani, que acabó dándole el balón a Nilmar, que tiró al lateral de la red fallando por poco. La jugada vino de un balón que perdió José Ángel en una contra dejando al equipo en un desequilibrio importante.

A partir de ahí el partido parecía ya un monólogo del Sporting, con tiro lejano de André Castro tras otro pase atrás de Diego Castro, tiro de De las Cuevas demasiado centrado con dos jugadores del Sporting al remate, y sensación de peligro constante. Sin embargo, en un balón colgado al área en un corner, Cuellar hace su cantada por arriba de todos los partidos en este caso además sin que le molestase nadie, y el balón cae a pies de Rossi que por supuesto aprovecha el regalo.

A mí no me cabe duda de que Cuellar hoy por hoy debe de jugar, y Juan Pablo perdió su puesto con varias actuaciones que costaron puntos, pero es que en todos los partidos Cuellar hace cantadas ridículas (no fallos puntuales) en cada balón aereo y, en primera división, se puede ser mejor en algo y peor en otra cosa, pero no se puede ser tan rematadamente malo en ninguna disciplina.

Pese a que seguro que juagr tan bien, y en una acción tan fallida del puesto que debe transmitirte confianza en esos balones, fue muy duro... el Sporting siguió jugando con fe y en la recta final del primer tiempo metión un balón con peligro al hueco y no se logró concretar por parte de André Castro en pase de la muerte con eficacia, el portugués sufrió luego una posible agresión de Mussachio que el arbitró no vio o no quiso ver y ya en tiempo de descuento tuvimos un corner que, siendo la última ocasión de la primera parte, volvemos a sacar en corto perdiendo el balón. Si es la última ocasión, y lo pregunto siempre, ¡¡¿¿PORQUÉ NARICES NO CENTRAMOS AL ÁREA A VER SI SUENA LA FLAUTA AUNQUE SEA POR CASUALIDAD??!!

Segunda parte
La segunda parte se resume en un recital de banderín del linier. En el minuto cuatro Nacho Cases deja solo a Barral frente al portero, pero le pitan un fuera de juego que no era, y en el minuto 7 le hacen un penalty muy claro a Barral pero cuando lo va a pitar el árbitro se da cuenta de que el linier habia invalidado la acción por un fuera de juego que no era tampoco.

El Sporting seguía sin rendirse y Diego Castro a punto está de meter gol en el minuto once pero un defensa tapona su disparo y dos minutos después, Castro da el enésimo pase a trás para que un compañero dispare sólo, en este caso Nacho Cases, aunque muy desviado.

En el minuto 19 Cuellar tarda demasiado en salir a un balón al hueco que dejaba sólo a un rival y, cuando le da al balón, nota una rotura muscular y se ve obligado a pedir el cambio, en esa misma jugada José Ángel insiste en decirle cosas al colegiado Fernández Borbalán teniendo una amarilla previamente, llegando incluso a tocarle la espalda para que le haga caso, y solo sirve para que el trencilla le muestre la segunda amarilla dejando al Sporting con uno menos.

Como Cuellar preveé que en una semana no estará recuperado, tarda en salir buscando la quinta amarilla, para así aprovechar la baja para limpiar su ciclo de cinco amarillas... en eso sí fue pícaro nuestro guardameta que seguro que intentará olvidar el día de hoy lo antes posible, todo lo pícaro que no fue José Ángel haciendo un flaco favor a su equipo.

En el minuto 29 Diego Castro sale desde campo propio, yéndose solo hacia Diego López, pero vuelven a pitarle un fuera de juego que no era, y en el 32 Barral recibe un pase al hueco que acaba estrellando en el palo tras salida de Diego López, cuando Castro estaba sólo esperando el pase.

En el minuto 45 se produce una jugada muy muy importante para el transcurso del partido, seguramente la más clave de todo el partido aunque pueda pasar desapercibida. Rossi, aprovechando los huecos que dejaba el Sporting con uno menos al lanzarse por el empate, recibe un balón largo y gana la posición a nuestra defensa. Sastre le detiene viendo la roja y dejando al Sporting ya sólo con 9 jugadores, pero en realidad tomó la importantísima decisión de que Rossi no dejara el partido roto por si, por casualidad, el Sporting lograba empatar. Así, en vez de pecar de egosimo y salvarse de la roja, antepuso mantener una remota esperanza ante el tiempo de descuento que iba a ser de cinco minutos.

El sacrificio de Sastre, la justicia que debía reinar en el marcador, y la venganza del empate en el descuento que el Villarreal logró en el Molinón por un penalty dudoso que le pitaron a Eguren sobre Marchena por no hablar de la victoria en el Molinón hace dos años con un gol tras pase con la mano de un jugador amarillo) planearon sobre El Madrigal cuando Nacho Novo recibe un balón tras gran desmarque de ruptura, entra en el área y ante un Gonzálo Rodríguez que levanta mucho el pie, se deja caer aunque casi no le impacten. El arbitro, que tantas ocasiones nos robó por decisiones de su linier y que nos dejo con dos menos, pita el penalty y Diego Castro a lo Panenka lo transforma haciendo un empate que vale como un triunfo.

el Villarreal achuchó, creó sensación de peligro los tres minutos que faltaban, pero no logró desahecer una igualada que sabe a victoria y que, viendo los resultados de la mayoría de los rivales, tiene especial importancia.

Lo mejor
El juego. Pocas veces hablamos de que el Sporting domine el juego, mueva el balón, encuentre opciones, y hoy lo hizo todo bien ante un rival de lujo.

Sastre. Su falta de egoismo en esa roja que otro igual no hacia, al final, hizo que el Sporting se llevara un punto. Pues de poco hubiese valido marcar yendo dos goles abajo. Además cuajó un partido muy serio en su 50 encuentro en primera división.

Diego Castro que toca siempre con sentido, defiende como el que más y siempre aparece ocupando el espacio que debería ocupar Barral cuando este no está en su posición. Además, deja una cantidad de balones atrás para disparos al borde del área, que con otros tiradores valdrían varios puntos más.

Iván Hernández sigue firmando partidos excelentes y Rivera vuelve, poco a poco, a ser el Rivera de las grandes ocasiones.

Destacar, a fuerza de ser repetitivo, el equilibrió y la solidez que nos da el tándem Nacho Cases, André Castro.

Lo peor
Cuellar. Todo el mundo puede tener fallos y un mal día, pero si otras veces has sido el héroe hoy has sido el villano, de todas formas hay que insistir en que sólo la fortuna (que también cuenta, claro) impide que tus cantadas por arriba nos cuesten goles en todos los partidos. Hay que mejorar, es imposible hacer peor este faceta del juego.

José Ángel. No sé que le dijo al árbitro, pero si Cuellar pide el cambio (el árbitro no pitó nada que hubiese queprotestar), tienes una amarilla y el árbitro prefiere no hacerte ni caso... ¿para qué le picas en la espalda para que te oiga? Es más... ¿para qué vas a auto expulsarte?

En fin, seguimos fuera de descenso y la semana que viene hay que ganar al Almería, rival directo al que además ganariamos el gol average. Importante ganar, como siempre, pero aún más pues justo después, tras jornada de descanso, nos espera el Bernabeu. Hoy, de momento, a disfrutar de este punto y de la gran imagen de los nuestros hoy.

4 comentarios:

Continualabatalla dijo...

Lo poco que vi al Sporting, me gustó, mostro mucho caracter, y la suerte hay que buscarla.
Ese puntito quien sabe, puede valer oro.
Añadi corazón rojiblanco en mi blog.
Saludos

Abraham dijo...

Impresionante el mérito (otro año más) de Preciado. Este equipo estaba sin fútbol y muerto hace unos meses pero el míster lo reinventó con un par de retoques y volvemos a estar tan vivos como siempre. A ver si conseguimos otro final feliz!!

Anónimo dijo...

a mi no me parece que cuellar fasse en el gol, sencillamente midio mal y no atrapo el balon.

Bruno_1 dijo...

Una pena el empate, cuando se pudo ganar. Gran partido rojiblanco .. ahora a por el Almeria,. salduso!

PD. Tengo un nuevo blog, pasate a ver,

http://blogsobreelsportingdegijon.blogspot.com