jueves, junio 21, 2007

Sin novedad

Pasan los días y no llega nadie, la respuesta de Tortolero siempre es para la semana siguiente, que si no sé, que si ahora me quiere el Valladolid, que si allí es que voy a ser el cuarto central así que me lo pienso, que si Congo tampoco sabe, que si Gerardo se lo piensa, es lo que tiene estar justito de dinero, que para comprar la tele nueva te aguantas con la vieja hasta que la que quieres está rebajada. Así que sólo nos queda esperar, esperar a que los refuerzos aunque tarde, funcionen tan bien como los del año pasado y sobre todo esperar que llegue el día en que se acaben las penurias económicas, podamos fichar con rapidez y los culebrones sean por el Baressi de turno. Mientras a sufrir, que es lo que nos ha tocado a los sportinguistas de la generación del naranjito. A ver si mañana os puedo dar algún fichaje aunque me da que tendremos que esperar pero amigos, lo bueno siempre se hace esperar.

3 comentarios:

Jorge Iván Argiz dijo...

Mientras esas noticias sean buenas cuando lleguen no importa esperar, claro.

fernando dijo...

El año del Naranjito (1982) está dentro de una gran etapa del Sporting de Gijón.

Recuerde que en aquellos tiempos ganar en El Molinón era complicado y el Sporting infundía respeto a domicilio.

Sportinguista dijo...

@jorge

Evidentemente.

@Fernan

Pues sí que eran buenos años pero era demasiado peque para recordarlos, a los de mi quinta nos tocaron las vacas flacas. A ver si llegan pronto tiempos mejores.