domingo, febrero 05, 2012

Sporting 1 - Osasuna 1. Perdiendo trenes.

Primer partido de la era post Preciado y, aunque Iñaki es lo más parecido a una solución continuista, lo cierto es que incluso si fuera mucho mejor entrenador que Manolo (que lo dudo y mucho) e incluso si hacia falta un cambio (un cambio es necesario cuando el que está no saca lo que se puede sacar de la plantilla), hay que reconocer que perdemos los intengibles que el mister del último ascenso daba a la plantilla y que son los que, cuando la calidad individual y el fútbol que puedes tener no llega, nos salvaban del mismo modo que nos hicieron subir.

Tras mucha conjura durante la semana, y tras unirse en corro antes de empezar la primera parte, por el Sporting salieron Juan Pablo en portería, con defensa para Lora, Botía, Gregory y Canella; con una línea de tres por delante formada por André Castro, Rivera y Nacho Cases; y otra línea de tres por delante formada por De las Cuevas, Barral y Carmelo. También jugaron Iván Hernández, Colunga y Eguren.

Primer Tiempo

El Sporting salió intenso al partido, con las líneas juntas y buena presión, principalmente por que De las Cuevas es un jugador que además de calidad tiene una implicación como nunca habia tenido, y por que Barral es un perro de presa que vuelve loco a los defensas contrarios, al árbitro y a veces incluso hasta a la parroquia sportinguista, algo ahora mismo imprescindible en esta plantilla, a eso hay que sumarle que Carmelo es un jugador también trabajador y de presión, lo que hacia que recuperásemos muchos balones.




Desde el principio estuvo claro que nosotros poníamos el mejor fútbol de equipo, con triangulaciones y superioridades numéricas, sin que valiese para nada ya que todo se va al traste si tras ganar la línea de fondo el centro se va directamente fuera del campo por el lado contrario. El Osasuna ponía poco pero lo poco que lo ponía lo hacia bien, o sea, balón en tres cuartos, centro al área (¡¡y va al área!!) y que la defensa despeje, o se la coma, o el delantero acierte... mucho más primitivo pero es mejor lo primitivo y buen que lo elaborado y mal. Nada nuevo pues esto ya pasó contra la Real Sociedad... ellos dos balones a la banda que Griezmann transforma en pases de gol al área y nosotros 20 jugadas para llegar en ventaja y al final el último pase fuera del campo...

Con intercambio de golpes, destacando un tiro directo de Carmelo de golpe franco que salió alto pero que, al menos, se tiró sin hacer la gilifalta de siempre) y a cuyo momento previo al golpeo pertenece esta foto:




Con todo, como decía, el Sporting parecía llevar peligro (como en un mal remate de Botía tras una falta, con todo a favor) y así, por ejemplo, una internada de De las Cuevas por la banda acaba con balón a Barral que, de espaldas a la portería, toca perfecto a la incorporación de un André Castro que tiro flojito y centrado como muestra la fotografía...




Así llegamos hasta la jugada del gol. Barral, que como siempre caía atrás para iniciar un juego que sino nadie es capaz de crear (¡cuánto mérito, por cierto, luego hablaremos de ello!) y en una maravilla técnica con ruleta incluida para escapar del primer defensa y tener el balón controlado y bien orientado, conduce mientras la grada le pedía un pase que, sin embargo, hizo en el mejor momento (como tampoco se entendía cuando llevaba el balón Diego Castro, es un pase es tan importante hacerlo en el momento justo como al sitio justo) a Nacho Cases que centró al área pequeña donde llegaba Carmelo para empujar a dentro y poner el primer gol del Sporting en el marcador.






Con esta ventaja, y un Osasuna que comenzaba a crear peligro mientras el Sporting seguía intentando pillar alguna contra que moría siempre al no saber centrar (es repetitivo en la crónica, pero es repetitivo en el partido y en la temporada) o al no encontrar último pase.

Segundo Tiempo

Quedaba claro que, teniendo que ir a por el partido, el Osasuna tenía más que ganar que nosotros, porque ellos centraban con peligro desde cualquier parte y, en primera jugada o en rechace, creaban mucha inquietud a nuestra defensa. Además la entrada de Nino les dio mucha profundidad, una profundidad que se manifestó sobre todo en dos jugadas al espacio de los rojillos en las que el pequeño delantero primero tiró a las manos de Juan Pablo (con Lekic solo en el centro) y después muy alto y colocado con buena mano de nu estro guardameta. En ambos casos la defensa llegaba un poco tarde para detenerle y solo lograban molestar mínimamente su ataque.




Lo esperpéntico llegó a continuación. Tejada, al que le deseamos lo mejor, convirtió en buenos los peores cambios que Preciado haya hecho en sus seis años en Gijón: tras uno forzado por lesión de Botía, primero quita a De las Cuevas que es de los pocos que puede aguantar el balón siquiera unos segundos, luego a Barral que era el primer defensor (en el primer tiempo sacó un gol bajo la lína de gol evitando el empate), el primer creador de juego (cuando tuvimos peligro en vertical el casi siempre iniciaba la jugada) y además era el más incisivo arriba y el que más presionaba... obligando al equipo a quedar sin ningún argumento de juego, pues ya tocando no podían hacer nada por falta de calidad, por "testiculina" tampoco pues eliminamos a nuestro principal gladiador, por alto menos porque no dominamos ni el centro ni el remate. Lo único que podía esperarse era una contra con un hombre rápido como Colunga o que el Osasuna no marcase y acabar con el uno a cero a favor.



Por mucho que se empeñen el problema del Sporting está atrás, con lo que aguantar el resultado era una quimera, y además el rival se crece más si no le incomodas un poco con peligro, y pasó lo que tenía que pasar. Un centro medido al centro del área fue pescado por Lekic ante un Gregory despistado (y que venía de fallar en ataque un remate claro ras un corner) y un Iván Hernández MUY fallón en esta jugada y, aunque casi la para Juan Pablo, se convirtió en el empate que, a la postre, fue definitivo... y menos mal porque siempre pareció más cerca el uno a dos que el dos a uno, primero porque el Osasuna sabia a que jugaba y segundo por que el Sporting acabó sin ser capaz siquiera de encerrar al rival por empuje.

Tejada dijo que el empate habia sido una losa al equipo, pero no se da cuenta (y esto es horrible porque Preciado al menos se daba cuenta) que el empate pudo ser en esa o en cualquier otra jugada, porque la losa ya le habia caído al equipo antes... cuando el rival tuvo que apretar y fue superior y cuando quitas del campo cualquier posibilidad de generar peligro.

Así, como digo, sin nada que contar positivo hasta el final del partido salvo el debút de Colunga con la camiseta de su Sporting. Un debút gris como el de cualquier delantero que juegue aquí de nueve y espere que le den balones... sólo alguno como Barral que se lo guisa y se lo come desde cualquier parte puede hacer que creemos peligro, aunque eso mismo causa que a veces no llegue a estar donde tiene que estar para finalizar la jugada (jugada que, sino, probáblemente no existiría)

Lo mejor

Momentos de fútbol combinativo de muchos kilates, pero esos los teníamos en casi todos los partidos (sin ir más lejos contra la real los tuvimos en casi 60 minutos) que, lamentáblemente, se suelen quedar en nada por poca calidad individual en centrar o encontrar el último pase.



De las Cuevas que sin perder calidad se ha vuelto también muy trabajador e implicado, lo mismo que Rivera mientras tuvo gasolina, que fue capaz de ordenar un poco el ataque.

Carmelo que ya dijimos aquí la semana pasada que no lo habia hecho mal y hoy volvió a tener un nivel aceptable. Además si el nueve se va a hacer jugada comprende que él debe ir al remate, y así llegó el gol. Con todo, debía haber sido el cambio del Sporting y no De las Cuevas o Barral y ese obstinamiento nos costó caro... recuperarlo, siquiera a este nivel, ya es algo importante con el contrato largo que le queda y porque, si bajamos (que esperemos que no) en segunda sí puede ser fundamental.

Lora que hoy volvió a recordar al de la temporada pasada en muchos momentos. Atento atrás e incorporándose bien al ataque. Es la pieza que más necesitamos recuperar.

El debut de Colunga, por fin, con la camiseta del Sporting, pese a ser (no por su culpa) intrascendente. No se puede meter a Adrián a un partido físico contras dos centrales como dos torres y pedirle que se imponga en balones colgados...




La idea clara de Tejada de que Lora y Canella tengan más llegada y sean los que rompan desde atrás en varias ocasiones del partido, aunque esto necesita un rematador y, para ello, el nueve no puede ser el que baje y abra el balón a la subida de estos, debiendo recaer esa tarea en otros jugadores como André, Cases, Carmelo o De las Cuevas. Con todo presiento que esta variante dará muchas alegrías en un futuro espero que cercano, por la cuenta que nos trae.

Lo peor

La falta de fe del equipo (razonable viendo lo que estaba pasando pero imperdonable en lo que a actitud se refiere)

La falta de calidad individual para centrar pese a haberlo hecho todo bien para lograr tener dos al remate y uno centrando solo. Fallando el pase de nada vale... y fallando hasta el punto de que ni bote en el campo el balón es de risa.


La pasividad de Gregory y sobre todo de Iván en el gol del Osasuna. El pase era bueno, el rival más alto y estuvo acertado, pero hay al menos que molestar atacando el balón.




Los cambios de Tejada... nunca habiamos sido tan claros aquí por nunca hubo un caso tan meridianamente claro: ESTROPEARON CUALQUIER POSIBILIDAD DE GANAR EL PARTIDO.

Una vez dicho esto, el trabajo de Iñaki debe empezar a dar sus frutos en breve, cosas ya se han visto, ha de seguir con su idea (si le dan tiempo) y confiar en que aunque ahora llega un momento muy fastidiado del calendario,el Sporting es un equipo con el que nunca se sabe si eso es malo o bueno.

Y pobre del que quiera...

1 comentario:

ERIC18 dijo...

Hola, te escribo del blog de "Levante UD 1909" para comunicarte que nos hemos mudado a "Mundo Levante UD". ESpero que te pases a seguirnos, nos añadas en tus webs amigas y, si así es, nos lo comuniques para devolver el favor mutuamente.

Saludos y suerte al Sporting