lunes, noviembre 06, 2006

No somos tan malos

Analizando lo vivido el Sábado en El Molinón se puede ver una grandeza del fútbol que generalmente no se destaca, une, es capaz de que gente de toda cultura,religión, edad, sexo, color o lo que se nos ocurra que nos pueda distinguir se une para una causa común, apoyar a un grupo de personas, todas ellos también diferentes entre sí para obtener la victoria en un partido de fútbol. Las explosiones de júbilo tras los goles, el colegueo con gente que está sentada a tu alrededor, a veces gente que solo verás ese día, en otros casos gente que conoces por ver cada 15 días, hablar con ellos, ese rato, sufrir y disfrutar, gente que puedes incluso llegar a considerar tu amigo aunque rara vez les veas fuera del estadio y que el Domingo que no tienes a tu lado no puedes (ni quieres) evitar echarles de menos y, por qué no decirlo, la unión contra el enemigo común que a veces nos hace insultar, provocar, abuchear o silbar o lo que sea al árbitro o al rival o a la afición contraria de turno. Y digo esto porque he podido leer en algún foro que la gente de Cádiz se fue muy enfadada de aquí porque se les insultaba y según ellos con términos "racistas" por ser andaluces, gaditanos o lo que sea, eso no ocurre en un campo de fútbol se explota cualquier cosa que pueda descentrar al rival a pesar de que haya jugadores, aficionados, prensa y gente en general que quiera vender que sí. Por si ellos no lo saben aquí tenemos un chico gaditano que la afición ya quiere como si llevara aquí cien años y cuando a un insulto se le acompaña gaditanos es para que rime para que sepan que va con ellos o para lo que sea, que la adrenalina se dispara y si ni siquiera piensas lo que dices como leches vas decir lo que piensas. Y por mucho que le duela a esa gente, los que hemos insultado seguiremos teniendo amigos andaluces gaditanos o de donde nos de la gana no les tendremos manía por ser de donde son, ni como son ni como dejen de ser, esta feo, seguro que sí, entendible, para el que lo quiera entender seguro que también y una tontería por supuesto, como todos hacemos tonterias y aveces ofendemos a gente (unos más y otros menos) en nuestra vida cotidiana, pero cuando acaba la tempestad llega la calma. El que no lo crea que le pregunte al niño que seguro que pito a los gaditanos y luego le pide a su padre la camiseta de Barral o a alguno de aquellos que se metieron con Etoo pero luego se compran la camiseta Robinho, Ewerton, Michael Jordan o vete a saber quien, lo fácil desde luego es decir que todos los que vamos al fútbol somos intolerantes, lo difícil bueno en realidad no es tan difícil quien lo quiera ver que lo vea.

6 comentarios:

La quinta del Buitre dijo...

Hablando de fútbol te diré que os habeis cargado a Oli,algo que a tí te habra sentao de perlas.Vaya espectáculo,lástima del penalti fallado por el Cádiz con 0-2,ahí estaba la victoria.En fin,enorabuena nuevamente.


PD:no comparto los cánticos de 'andaluces' ni los hullidos de mono a los jugadores de color ni nada de mezclar churras con meninas.Que el fútbol sea fútbol por favor.

Sportinguista dijo...

Yo los ahuyidos de mono no los entiendo, pero si alguien me dice asturiano cabrón no me rasgo las vestiduras y le llamo racista, me llama cabron por algo no por ser asturiano. Asi lo veo yo, pero mi vision de las cosas es tan particular. Y todos podemos perder los nervios alguna vez y seguro que de los 12000 que dijeron burradas en gijon no odia a los andaluces ni el 5%

Silvi dijo...

Vamos a ver a, el tema es muy extenso, y en un partido de fútbol tiene que haber pasión, y ésta ya se sabe que muchas veces esconde la cordura.

Creo que se permiten los gritos, a veces los insultos, y bueno es cierto que al salir, la gente no piensa ni la mitad de lo que ha dicho, pero se dice...

El racismo es otra cosa, es un tema más serio y no se tiene que frivlizar. Por una vez estoy contigo, señor sportinguista!

ER JAVIER dijo...

el racismo aparte ya aburre.
no malos no no todos meten 5 al cadiz no?
adios a Oli del banquillo no ha durado ni un plas.
saludos

Jorge Iván Argiz dijo...

Mira... para que os hagáis una idea de lo que SPORTINGUISTA quiere decir (y por favor, no descontextualicéis lo que es un simple ejemplo) os diré que en los gay en tiempo de guerra son unos putos maricas si son del enemigo y unos camaradas homosexuales si son de tu bando.

En el futbol es parecido. Si son cabezones (como OLI) les llamas cabezones, aunque haya otra cabeza mayor (que la de OLI imposible) en tu equipo. Les atacas a ellos y como puedes, independientemente de tus ideas concretas. Es una guerra y al enemigo ni agua y, si es posible, polvorones.

Cierto es que lo del ruido del mono me enerva especialmente y yo (y me consta que SPORTINGUISTA) tampoco, pero sabemos que con frecuencia hay la misma intención con ello que cuando les llamas orejudos, cegaratos o cabezones: ponerles nerviosos, presionar... nada de racismo.

Lo malo, es que en un pequeño porcentaje si exite y esos grupos, al verse apoyados aunque sea sin intención, se crecen.

Seguro que alguno de los insultaban a lo s gaditanos incluso era gaditano, jeje.

Sportinguista dijo...

@Silvi

Me congratula ver que estamos de acuerdo una vez más.

@er_javier

Espero que hayas apostado esta semana, cuentanos como han ido tus apuestas.

@Jorge

Nada es verdad ni es mentira, todo es segun el color del cristal con que se mira. Hay que distinguir entre la gente que se descontrola en un momento determinado por la pasión como bien dijo Silvi, a la gente que viene con el corazon lleno de odio antes del partido. Tu que me conoces sabes que me inclino a apasionarme por las cosas que me gustan, no conozco otra forma de vivir la vida.