domingo, enero 03, 2010

Sporting 2 - Málaga 2. Salvado un punto.

La verdad es que, tras ir por detrás dos veces en el marcador, hay que estar contento de acabar sumando un punto y, lo que es más importante, impidiendo que un equipo metido en descenso nos recortase diferencia. Otra cosa es que, pese a nunca hay rival fácil, hay que reconocer que a medida que la competición avanza, y los equipos se ponen mucho más serios, el Sporting da un bajón más notable cuando falta algún jugador titular.

Por el Sporting jugaron Juan Pablo en la portería, con defensa para Lora, Botía, Gregory y Canella; centro del campo para Maldonado, Matabuena, Diego Camacho y Diego Castro; mediapunta para De las Cuevas y Barral en la delantera. Jugaron también Sastre, Michel y Carmelo.

Primer tiempo.
El partido comenzó sin un dominador claro, aunque con el Sporting sufriendo mucho en el centro del campo, donde Matabuena y Diego Camacho demuestran que son dos jugadores ya cargados de años, que acusaron mucho la falta de competición. Sin Rivera, por sanción, la ausencia de Michel debilitó mucho nuestra medular, desconociendo yo en estos motivos el motivo. Quiero pensar que no es táctico porque de ser así es un suicidio en estos momentos...

Canella, que hizo un partido muy completo, tuvo sin embargo un descuido que costó el primer gol del Málaga. Trató de proteger un balón largo fácil para él en su banda, pero Mtiliga se lo roba y centra al segundo palo donde Duda, con su impresionante calidad de golpeo de balón marca en su segundo remate.

A partir de este momento, con la permisividad del árbitro (y de sus espantosos linieres), el Málaga se dedicó a perder tiempo, y el Sporting dependía de balones largos a un delantero inexistente ya que Barral trabajaba mucho (esto no se le puede negar) pero siempre alejándose de zonas de peligro, estorbando a sus compañeros y dejando al equipo sin referencia. Además nuestros extremos lo pasan muy mal ya que nunca tienen a quien centrar al área porque Barral no está o, si está, no destaca como rematador, algo que Bilic si te da.

En el minuto 45, un saque de esquina botado por Diego Castro es rematado de un modo espectacular por Gregory. Estaba, sin embargo, muy bien defendido por tres hombres que le estorban, pero es este un claro ejemplo de encajar un gol defendiendo bien por acierto del rival. Y su remate entró por la escuadra, de modo que ni Duda en el primer palo pudo evitarlo pese a saltar e intentarlo. El empate era justo, la única pena que por la celebración Gregory vio su quita amarilla (por lo que se perderá el próximo partido) y que Lora se tuvo que retirar lesionado...

Segunda Parte.
La segunda parte comenzó con Michel en el centro del campo por un amonestado Matabuena. Rápidamente interpretó muy bien su papel y se descolgaba a recoger los balones, haciendo asímás sencilla la transición defensa/delantera, de modo que el Sporting pasó a ser el claro dominador del encuentro.

Sin embargo, tras un par de fallos en boca de gol de Barral, una falta botada por Duda parecía fácil para la salida de Juan Pablo pero, sin embargo, no la logra coger y Wellington marca igual que ya le marcó el año pasado al Sporting en El Molinón.

Desde este momento, salvo alguna contra de escaso peligro (y siempre bien detenidas por la defensa o por Juan Pablo) el Sporting se volcó al ataque. Incluso Preciado dejó a Michel todo el centro del campo metiendo a Carmelo por Diego Camacho, sin que lo acusaramos a tenor del trabajo desplegado por el canterano, ahora mismo imprescindible y, sin Rivera, mucho más. Si lo vendemos será un error ya que es el único mediocentro joven que tenemos y, realmente y viendo lo habitual aquí, no se traería nada que pudiera sustituirle.

Tras un par de jugadas más de peligro, incluyendo un remate al larguero de Diego Castro que pese a la dificultad se cantaba ya como gol, hasta que un balón largo le cae a Canella a 4o metros de portería, que remata fácil para el portero del Málaga, Munúa, que sin embargo hace la cantada de la semana devolviéndonos así el favor.

Hasta el final un quiero y no puedo y un reparto de puntos que cambia la dinámica de derrotas y que hace que el Sporting siga sumando puntos a falta de tres jornadas para el final de la primera vuelta

Lo mejor
Las ganas del Sporting y su fe.

Gregory, que hizo un partido excepcional en defensa y que además marcó.

La entrada de Michel, que devolvió al Sporting el medio campo y que, realmente, hizo más sólo que los otros dos juntos.

Sastre. Pese a la presión injusta que le brinda la grada, cumple siempre y pese a leves fallos (como todos) siempre juega con sentido y, desde la banda, centró mejor que ningún otro jugador.

Las ganas de Maldonado y sus intentos costantes, pese a que sigue sin irse casi nunca de su par y, cuando lo hace, centra muy mal.

Lo peor
Barral está negado de cara al gol y, su juego sober el campo, es de todo menos inteligente. Sus ganas, eso si, son innegables.

De las Cuevas. parecía que está mejorando pero sus desapariciones del juego colectivo, y su poca actitud defensiva, sólo se pueden tolerar si luego es el jugador desequilibrante que se esperaba de él.

Que se siga diciendo que no hace falta fichar nada y que incluso se hable de salidas. Habrá que hablar de esto dentro de un par de días...

3 comentarios:

Sheyla dijo...

Un punto siempre viene bien, además de que nos mantenemos ahi en el medio de la tabla que nunca viene mal! A ver si se vuelve a las rachas ganadoras y estaria todo redondo :)

http://deportspain.blogspot.com

David dijo...

Muy Buen blog.Te parece que intercambiemos links.Visita www.comofutboldeplaceta.blogspot.com.Saludos.

Abraham dijo...

Pena que no pude ver el partido, el próximo si que podré seguirlo.

Y una vez recuperado mi maltrecho portatil volveré a actualizar. :)