domingo, junio 08, 2008

Castellón 1 - Sporting 0; a un punto del sueño

Porque eso es lo más destacable del horroroso partido de esta tarde. Jairo quería marcar otro gol importante para el Sporting y lo consiguió ayer con la camiseta del Alavés, la victoria de los de Vitoria hace que mantengan esperanzas de salvar la categoría en la última jornada, pone a huevo el ascenso al Sporting y el Málaga y le complica muchísimo la vida a la Real Sociedad tras haber tenido todo a su favor para depender de sí mismos en la última jornada. Ya es definitivo que el Sporting ascenderá si puntúa en casa ante el Eibar y lo que hagan los demás nos da igual.

El partido fue feo, feísimo, el Sporting se encontró a un rival que estaba motivadísimo y por momentos parecía que era el Castellón el que se jugaba el ascenso, los de casa estuvieron siempre mejor posicionados que los asturianos y combinaron más rápido y mejor que el Sporting, sorprendentemente también estuvieron mejor de estado físico. Fruto de ello las llegadas del Sporting brillaron por su ausencia casi todo el partido excepto en los primeros 10 minutos de la segunda parte en los que tuvimos las ocasiones más claras para desequilibrar el marcador en botas de Diego Castro primero y de Bilic un poquito después, en ambos casos Carlos realizó intervenciones de mérito que evitaron el tanto del Sporting.

Si bien el Castellón dominó el juego y el ritmo del partido también es cierto que los locales marcaron en la única llegada peligrosa a la meta defendida con Roberto, la culpa de Preciado una vez más. El cántabro ha armado un equipo muy sólido pero sigue empecinado con hacer siempre los mismos cambios pase lo que pase y en este caso cambió a Pedro por Barral (como siempre) en el minuto 10 de la segunda parte, justo cuando el equipo había tenido las 2 mejores ocasiones del partido y parecía hacerse con el dominio del partido, cierto que Pedro estaba subiendo poco pero en defensa estaba cumpliendo con creces y sus incorporaciones aunque escasas creaban peligro. Con el cambio Bilic se retrasó un poco y Barral pasó a ser el 9, Kike Mateo se tiró a la derecha y al defender suele ir más hacia el centro o a presionar arriba que a ayudar a su lateral con lo que Sastre tuvo numerosos 2 contra 1 a partir de ese momento y en el primero de ellos llegó un centro de Perico medido a la cabeza de Nákor que definió perfecto, golazo pero con Pedro en el campo eso no habría pasado. Si el equipo está jugando bien para que cambiar, si el empate te vale para que desequilibras con el cambio el equipo, si el peor es Kike Mateo por que quitas a Pedro, Preciado tendrá sus motivos pero no entiendo nada.

A partir de ahí al equipo le pudo la presión, aguantó el tipo en defensa como pudo gracias al partidazo de Sastre, inconmensurable, Míchel, omnipresente, Jorge, infranqueable y un grandísimo Canella; pero si antes el balón circulaba lento ahora no se daban 2 pases seguidos, la afición siguió animando tras el gol pero al final la impotencia de los jugadores se contagió a la grada en forma de depresión, se veian lágrimas por doquier y se confiaba más en un milagro en otro campo (que por suerte llegó) que en que el Sporting marcara un gol, pese a todo el equipo en los últimos minutos tiró de coraje y tuvo ocasiones en llegadas desesperadas al área rival y se rehizo incluso de la expulsión de Gerard tras cazar a la pesadilla blanquinegra, Perico, cuando encaraba a Roberto, tras falta previa de éste a Gerard, y aún hubo un penalty claro por codazo a Jorge y una ocasión errada por Bilic en el descuento.

Para acabar de cabrearme, Preciado dejó a la deriva al equipo hasta el minuto 82 sin hacer cambios cuando los jugadores estaban totalmente perdidos en el campo. Cuando al fín intentó modificar las cosas cambió además puntas por puntas y es que, como dicta casi siempre su guión, Diego Castro y Kike Mateo tiene que hacer compañia a Pedro en el vestuario en los últimos minutos. Por supuesto el gallego se fue el segundo y a Kike lo cambió ¡¡¡en el minuto 87!!! Y digo yo, a 3 minutos del final cuando vas perdiendo ¿ no era más lógico arriegar con un defensa por mal que este Kike Mateo?, que tuviste todo el partido para cambiarlo... Y es que como diría el buen Obélix ¡¡¡Están locos estos entrenadores!!!

Lo mejor por tanto es el resultado de la Real que nos permite tener el ascenso a tiro tras un partido para olvidar, ahora sólo queda llenar El Molinón, y pobre del que quiera robarnos la ilusión. El desenlace de esta película el Domingo a las 6 de la tarde en el templo sportinguista, ¡quien se lo pierda peor para él!

10 comentarios:

Jorge Iván Argiz dijo...

Que todo esto sirva para celebrar el ascenso en casa, que yo prefería llegar ya subido pero no hay mal que por bien no venga.

Lo que sí es cierto es que ADRIAN (ex del Oviedo), JAIRO (ex del Oviedo y del Sporting) y TONI MORAL (pretendido siempre por el SPORTING) ayudaron y mucho a los nuestros, ya que LACEN y GASPAR (ex del OVIEDO, y apoyado por ABRAHAM -ya ves al final para que, jeje-) con dos fallos increíbles pusieron a la REAL en ascenso mucho tiempo.

Ahora de 27 combinaciones subimos en 24, no hay que confiarse pero hay que ir a muerte en el MOLINÓN contra el EIBAR y que se cierre el círculo de la temporada de Marcelino, donde en Eipurúa comenzó la cuesta abajo.

¡SPORTING!

Por lo demás decir que es cierto lo de los cambios, y que es cierto que el Castellón nos dominó mucho.

Timotín dijo...

En primer lugar, y como de bien nacidos es ser argadecidos, hay que darle las gracias al Oviedo por haber forzado que Jairo se tuviera que ir del Sporting, lo que al final le llevó a recalar en el Alavés, con el resultado hoy por todos conocido.

Segundo: por favor, quita del segundo párrafo la palabra "murcianos" para referirte al Castellón, que daña la vista.

En cuanto a lo que nos espera. Creo que vamos a subir, porque una carambola como la de hoy sólo puede querer decir que en algún sitio está escrito que éste es el año. Eso sí, espero que el domingo suframos menos, porque lo que es hoy, casi tengo que pedir oxígeno.

Sportinguista dijo...

Dominio ficticio que se dice del Castellón porque haciendo memoria no recuerdo más ocasiones claras que el gol y la expulsión jejeje. Y bueno, cierto lo de Gaspar pero ganaron que es lo que cuenta jejeje

además si no lo llego a apoyar marcaba 5 en propia, por lo menos minimice daños :p

Sportinguista dijo...

Timotin

La quitare y para otra vez podeis leerme con gafas de madera, hay que agradecer casi todo al Oviedo, incluso sus derrotas en Caravaca jajaja

Y se subirá porque si no empatamos frente al Eibar es que no merecemos jugar ni con los niños de mi barrio.

SIn sufrir no seriamos el Sporting ;)

Jorge Iván Argiz dijo...

Por cierto...

Iba a poner lo que acabo de leer de Timotín: que todas las señales, y lo de hoy en Álava es otra señal imposble de no ver, indica que este es el año y no lo poemos dejar escapar

Sportinguista dijo...

Cierto no se puede escapar, las señales estan claras pero por favor, que no arbitre Rodado jejeje

WWfan dijo...

Y nosotros a un partido de estrenar fondo norte contra el Puertollano.

Jorge Iván Argiz dijo...

WWFAN:

Si es que esa simpática afición de "hemos venido a emborracharnos, el resultado nos da igual" no mata a los jugadores antes

:P

WWfan dijo...

A mí me hace gracia. Los Brigadas llevan dos años perdonando las cagadas y aplaudiendo mientras hay murmullos en el estadio o pitos, hasta tal punto que el año pasado patearon a un padre de familia delante de su familia por rajar de los jugadores y silbar al equipo... y ahora son éstos los quieren darle hasta en el carnet.

Yo creo que gran culpa de la situación, al igual que el Valencia es de la afición. Aquí se pita tan sólo al que no "corre" y da dos pases mal y claro, ningún entrenador quiere poner a los de cierto talento y tenemos un equipo de 11 cabras locas que lo único que hacen es reventarse a correr sin ningún sentido.

Unido a las cagadas de la directiva, entrenador, Contreras, fichajes y cuando todo no falla, el árbitro, pues estamos donde nos merecemos. En 2ºB y habiendo ganado 4 partidos de los últimos 22.

Jorge Iván Argiz dijo...

WWFAN:

Me quito el sombrero. Reconocer los problemas es lo más importante y lo más difícil, lástima que no se de cuenta el que se deba de dear cuenta.